Si te gusta comparte ->Tweet about this on Twitter

Twitter

Share on Facebook

Share on Tumblr

Tamarite de Litera

Tamarite de Litera, capital de la comarca de la Litera, tiene su origen en la Edad de Bronce como así lo muestran los restos neandertales más antiguos de Aragón encontrados en la cueva de los Moros de Gabasa. Tras pasar por manos de los romanos y vivir años convulsos durante la reconquista, es finalmente conquistada para Aragón en 1149.

Alfombra flores Tamarite de Litera Ruta por los Monegros, Bajo Cinca y Litera

Alfombras del Corpus Christi

Durante la Edad Media fue un lugar importante para Reino de Aragón llegando a acoger las Cortes en los años 1375 y 1383. La escasez del agua de esta región hizo que sus pobladores la conservaran en aljibes excavados en la roca para su mejor aprovechamiento. También almacenaban el hielo del invierno en varios pozos como los de Zurita o Calasanz que todavía hoy se pueden visitar.

Dentro de su patrimonio destaca la Colegiata de Santa María la Mayor de estilo románico. Pero que al tardar un siglo en ser construida aúna varios estilos arquitectónicos como el gótico que se aprecia en su campanario, el renacentista en una de sus fachadas o el crismón custodiado por dos ángeles elemento típico del románico aragonés.

Pero si hay algo de lo que los tamaritanos se sienten especialmente orgullosos, esas son sus impresionantes Alfombras del Corpus Christi que engalanan sus calles durante esta festividad.

El origen de esta fiesta cumplía dos funciones, la primera decorar las calles por donde pasaban las procesiones, y la segunda, ocultar bajo estas alfombras la suciedad que antiguamente había en las calles. Meses antes de esta fiesta, se hace acopio de unos 5.000 kilos de serrín que se teñirán de llamativos colores y que no se usarán hasta la víspera del Corpus cuando más de 200 personas confeccionan estas preciosas alfombras que ocupan más de 4.000 metros cuadrados.

Fraga

Esta localidad de la comarca del Bajo Cinca, se cree, tiene sus orígenes en la antigua Roma, aunque se han encontrado yacimientos que hacen pensar que hubo asentamientos durante la Edad de Bronce, como los del Barranco de Monreal o los de Masada del Ratón.

Se dice que el castillo y las murallas, de origen musulmán, unidos a la red de túneles que aun hoy se mantienen bajo el casco histórico hacían de Fraga una ciudad infranqueable. De hecho, Alfonso I el Batallador murió en la batalla de Fraga intentando conquistarla.

Su monumento más distinguido es la Iglesia de San Pedro de origen románico en cuya portada sur están talladas escenas de la lucha entre el bien y el mal representado por ángeles y dragones. El primer tramo de su torre es de estilo románico, el segundo de estilo gótico y el tercero, que remata el chapitel, mudéjar. Son llamativas sus bóvedas azul celeste que simulan el cielo y hacen de esta iglesia algo único. El Palacio Montcada, las ruinas del Castillo y la Torre de los Frailes culminan la visita al patrimonio fragatino.

A 20 kilómetros de Fraga, nos encontramos con la localidad de Mequinenza que alberga una joya patrimonial: su Castillo.  De origen árabe fue foco de numerosas conquistas y batallas  desde la Guerra de Sucesión hasta los ataques carlistas. Tras la Guerra Civil el castillo queda en ruinas y no es reconstruido hasta 1959 esta vez ya como residencia. En la actualidad es considerado uno de los mejores castillos góticos que posee Aragón.

Iglesia San Pedro Fraga Ruta por los Monegros, Bajo Cinca y Litera

Iglesia de San Pedro

Villanueva de Sigena

Este municipio de la comarca de los Monegros es conocido por ser la localidad natal de científico y teólogo Miguel Servet, quien descubrió la circulación pulmonar y que fue quemado en la hoguera por hereje. Actualmente, en la que fue su casa, se encuentra el Centro de Interpretación sobre el científico.

Monasterio de Sigena Ruta por los Monegros, Bajo Cinca y Litera

Real Monasterio de Sigena

Además, esta villa es conocida por el Real Monasterio de Sigena. Este edificio de estilo cisterciense del siglo XII fue mandado construir por Sancha de Castilla, esposa de Alfonso II de Aragón, con el fin de que fuera un monasterio para religiosas que procedían de familias nobles aragonesas.

Durante la Guerra Civil Española el monasterio fue incendiado librándose únicamente su iglesia románica y el Panteón Real, aunque las tumbas de los reyes aragoneses fueron profanadas. Desde 1985 un grupo de religiosas de las Hermanas de Belén y de la Asunción de la Virgen habitan en él.

Uno de los elementos que más llaman la atención de este templo es su portada, formada por 14 arquivotas de baquetón con una estructura repetitiva que hace de este pórtico algo imponente.

Este monasterio ha estado de actualidad porque sus bienes han tenido en litigios a los Gobiernos autonómicos de Aragón y Cataluña. En 1982 las hermanas del monasterio vendieron sus bienes al Gobierno catalán, hecho que denunció el Ejecutivo aragonés por no haberles dejado optar a la compra de dichos bienes. Finalmente parece que este patrimonio volverán a Sigena tras aprobarse varias ordenes judiciales.

Lugares de valor incalculable, tradiciones centenarias y un enclave único en el que perderse y visitar estas tres preciosas comarcas oscenses.

Si te gusta comparte ->Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Tumblr
Tumblr

Si te gusta comparte ->Tweet about this on Twitter

Twitter

Share on Facebook

Share on Tumblr